Las Calderas del Danubio (Cazanele Dunării)

Antonio Madrid April 22, 2017 0
Las Calderas del Danubio (Cazanele Dunării)

Foto: A.M

 El Danubio es el segundo río más largo de Europa, tras el río Volga. Nace en la Selva Negra, al Sur de Alemania, y fluye casi 2900 km, cruzando 10 países hasta su desembocadura en el Mar Negro, en territorio rumano. Su primer contacto con Rumania es por la parte occidental, donde el Danubio constituye la frontera natural con Serbia. Es en esta zona donde encontramos las Calderas del Danubio.

Situación

Las Calderas del Danubio es un sector de unos 9 km de longitud que separa a Rumania de Serbia. Recibe este nombre porque es una zona donde el río se estrecha considerablemente, en su paso por el desfiladero de los Cárpatos, provocando que haya zonas donde el Danubio sólo llegue a tener 150 metros de longitud. Esto hace que el nivel del río crezca, alcanzando zonas con profundidades de hasta 100 metros, que resultan en el aumento de la velocidad del agua y la creación de corrientes; de ahí el nombre de Calderas, porque da la impresión que el agua está hirviendo. Se suelen dividir a las Calderas en las Calderas Grandes (Cazanele Mari), con casi 4 km de longitud, y las Calderas Pequeñas (Cazanele Mici), de 3.6 km de longitud. La separación entre ambas la marca el Golfo de Dubova.

Cómo llegar

A las Calderas del Danubio se puede llegar en coche desde la ciudad de Orsova, por la carretera nacional DN57, en dirección a Moldova Noua, pasando por los pueblos de Eselnita y Dubova. Siguiendo este recorrido, veremos del lado izquierdo el Danubio, y después de éste la costa Serbia, mientras que a nuestra derecha tendremos las montañas. Orsova es una ciudad portuaria de la provincia de Mehedinti, en la región del Banato, situada a 200 km de Timisoara, a 300 de Sibiu y a 370 de Bucarest.

Qué visitar

La mejor manera de visitar y disfrutar las Calderas del Danubio es apuntándose a una de las excursiones en barco que existen en la zona. Hay diferentes embarcaderos, tanto en la parte rumana como en la serbia, que permiten realizar estas excursiones. En la parte rumana, el punto de partida más común es desde la ciudad de Orsova, aunque también existe la posibilidad de iniciar el recorrido en Eselnita, en Dubova, o en el embarcadero situado justo delante de la estatua de Decébalo, pegado a la carretera nacional DN57.

La modalidad más común para realizar estas excursiones, que suelen durar entre hora y media y dos horas, es subiéndose a una lancha de 10-12 personas, aunque también existen barcos más grandes. El precio de la excursión se sitúa en torno a los 50 lei. Independientemente del lugar de embarque y del tipo de embarcación elegidos, el recorrido de la excursión es prácticamente el mismo en todos los casos, con la visita a la Tabula Traiana, el busto del rey Decébalo, el Monasterio de Mraconia, las grutas de Ponicova y de Veterani.

  • La Tabula Traiana (Tabla Trajana) es una losa grabada que se encuentra en una pared de roca de la costa serbia, prácticamente al nivel del Danubio. Es un monumento construido por las tropas del Emperador Romano Trajano, para celebrar la marcha triunfal de las tropas romanas hacia Dacia, y conmemorar las victorias del Imperio Romano sobre el reinado dacio en el año 105 d.C. Se construyeron varios monumentos de este tipo, pero ésta es la única que ha llegado a nuestros días. Para evitar que fuera sumergida por las aguas cuando la construcción de la presa de Las Puertas de Hierro, se elevó unos 30 metros desde su posición original.

  • La estatua del Rey Decébalo es la escultura más alta de Europa. Se trata de un altorrelieve tallado en la pared de una montaña, al estilo de los del Monte Rushmore con los presidentes americanos. Decébalo fue un rey dacio que aglutinó las tropas de la región para enfrentarse a los romanos, y crear una especie de país llamado La Gran Dacia. Reinó entre el 87 y 106 d.C., en tiempos del Emperador Domiciano, quien envió ejércitos contra él en dos ocasiones, y en ambas sus legiones fueron derrotadas. Pero en el 98 d.C. cogió las riendas del Imperio un nuevo César, Trajano, que 3 años más tarde derrotó a Decébalo. El rey dacio conservó el trono, convirtiéndose en tributario de Roma, pero por poco tiempo. En el año 104 volvió a levantarse, y esta vez los romanos acabaron aplastándole en Adamclisi, junto al Mar Negro; antes de caer prisionero, Decébalo prefirió suicidarse. Hoy es uno de los héroes nacionales de los rumanos.

En 1994, un empresario rumano, llamado Iosif Constantin Dragan, decidió invertir casi un millón de dólares en costear una estatua en su memoria. El lugar elegido fue un acantilado de un Parque Natural del Danubio, justo a la orilla contraria donde se encontró la Tabla Trajana. Durante una década, 12 escultores trabajaron la piedra de la pared, hasta formar el rostro del rey patriota que mide más de 40 metros de alto. El monumento fue inaugurado en el 2004, y tiene en la parte baja una leyenda que pone: “Decebalos Rex, Dragan fecit” (Decébalo Rey, hecho por Dragan).

  • El Monasterio de Mraconia se haya a unos pasos de la estatua de Decébalo. Es un monasterio situado entre la carretera y el Danubio, construido inicialmente en 1523, y reconstruido varias veces a lo largo de la historia, la última vez en 1968.

  • Las grutas de Ponicova y Veterani son dos aperturas en las rocas del Danubio. A la primera se puede acceder tanto a pie como en barco, mientras que a la segunda sólo se puede acceder por el Danubio. La gruta de Ponicova consta de una serie de galerías subterráneas conectadas entre sí. La galería principal tiene unos 400 metros de longitud y hasta 26 metros de altura en algunas zonas. La Gruta Veterani en cambio es un pequeño entrante por el que apenas puede entrar un pequeño barco, y tiene 64 metros de longitud. Lleva el nombre de un comandante perteneciente a la armada austriaca, que en el siglo XVII se dedicó a acondicionar la gruta.

Dónde comer

Por la carretera que une a Orsova de Dubova se encuentran varios restaurantes, la mayor parte de ellos situados entre la carretera y el Danubio. Nosotros nos decidimos por el de la Pensión Melba, junto antes de llegar a Dubova, y comimos bien, en una terraza junto al río. El tiempo de espera no fue muy largo, y la comida sabrosa. Eso sí, los precios similares a los de Bucarest (piperate, como dicen los rumanos).

Alojamiento

Orsova dispone de varias opciones de alojamiento, al tratarse de una ciudad de 10.000 habitantes. Sin embargo, quizá la opción más interesante sea la de alojarse en una de las pensiones que abundan a las orillas del Danubio, a lo largo de la carretera nacional que une a Orsova de Moldova Noua. Nuestra elección recayó en la Pensión Danubia, situada a la salida de Eselnita, y fue todo un acierto: habitaciones amplias, nuevas, restaurante con terraza sobre el Danubio, y piscina. Cuando volvamos, repetiremos seguro.

Artículo publicado en el blog Rumaniando

 

Deje su comentario »

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.