Jesús del Cerro: “No es lo mismo andar por Bucarest que venirte a trabajar”.

Talía Delgado July 16, 2012 2
Jesús del Cerro: “No es lo mismo andar por Bucarest que venirte a trabajar”.

Foto: JDC

Jesús del Cerro emana cine por los cuatro costados. Ha rodado series en España, hace películas en Rumania y documentales en Kenia. De hablar atropellado y directo a este versátil director de cine y televisión madrileño le gusta ponerse a prueba haciendo cosas diferentes. Ganador de un premio Gopo, equivalente rumano al Goya, amante de los barrios de casas que sobrevivieron a la purga comunista y conocedor de rincones ocultos al ojo del resto de rumanos y extranjeros de Bucarest, se define como un contador de historias.

Bromista, sincero y reflexivo vive entre dos tierras y cubre los silencios con anécdotas de los últimos cuatro años en Rumania describiendo los sentimientos contradictorios que a veces Bucarest le genera. Llegó a Rumania por casualidad y se quedó por casualidad. La primera vez que visitó el país fue hace diez años cuando recorrió de mochilero Rumania y Bulgaria. Vino por segunda vez en el 2006 para trabajar y su perspectiva sobre el país cambió.

“Fue algo curioso porque tu perspectiva de turista cambia. Los sitios que habías visto de turista te parecían diferentes cuando trabajas con lo cual percibías Rumania con otro prisma. No es lo mismo andar por Bucarest que venirte a trabajar. Antes de venirme había estado viviendo en Buenos Aires, llegué a Madrid y conforme llegué me dijeron que si me quería ir a Rumania. En España hacía películas y series televisivas entre ellas “Un paso adelante” de la que habían vendido los derechos a unos 60 países entre ellos Rumania, Rusia y República Checa que querían hacer una adaptación de la serie en su idioma.

En Rumania empezaron a rodar y al cabo de un tiempo se dieron cuenta que no era tan fácil grabarlo dado que es una serie con canciones, exteriores, coreografías y dificultades técnicas. Así que me propusieron que viniera 15 días para asesorar. Intercambiamos ideas y opiniones y al final me propusieron rodar el primer episodio, me pareció curioso y me quedé a rodarlo durante un mes más. Cuando terminamos me propusieron hacer el segundo, el tercero y así fue como acabé quedando. Parte de mi trabajo era grabar y otra parte enseñarles a grabarlo. Mi estancia era circunstancial y no tenía pensado quedarme más allá de lo estrictamente necesario para grabar la serie. Mi interacción con Rumania en este período no fue muy intensa dado que trabajaba unas 14 horas al día y apenas tenía tiempo de nada y esto se mantuvo desde Octubre hasta Abril del 2006”.

Una vez terminada la serie a Jesús le ofrecieron hacer una película. “Me vine a hacerla y una vez acabada me propusieron otra y así hasta ahora. Los primeros meses de Octubre de 2006 hasta Mayo del 2007 fueron de idas y venidas. Como todo era provisional y a corto plazo tampoco aprendí el idioma ni nada. Me fui a España estuve un año rodando una peli y regresé en el 2008”.

No se considera un expatriado al uso, vive a caballo entre España y Rumania en función de los proyectos en los que trabaja. Le gusta disfrutar de ambos países. Aún así el 80% de su tiempo lo pasa en Bucarest.

Bucarest me gusta mucho si trabajo pero si no me aburro mucho y prefiero irme a Madrid. Bucarest me parece una ciudad con la que si no tienes una relación laboral no tienes mucha oferta cultural o social para siete días en semana. Aunque te apuntes a cosas, hagas tal deporte como yo, aún así al cabo de dos semanas dices ya he hecho todo lo que tenía que hacer y varias veces. En cambio Madrid lo descubro ahora como turista y cuando voy aprovecho que no trabajo para ir a los museos, voy al cine porque la oferta cinematografía es menos comercial y puedo ver películas que a Rumania no llegan”.

Se siente muy cómodo en Rumania pero no ha querido renunciar a otras cosas, él no quiere ser una persona diferente, quiere seguir siendo un madrileño que vive en Rumania. Le gusta integrarse pero no a base de perder algunas cosas que para él son importantes. El hecho de tener amigos rumanos le ha ayudado a adaptarse mejor “por ejemplo en Buenos Aires no tenía tantos amigos y percibía la ciudad de forma diferente”.

Jesús considera que se ha adaptado bien y que quizá al principio le costó un poco más por el idioma.” Al ser un idioma latino se entienden muchas cosas pero como casi todo el mundo habla inglés te impide aprender rumano. Incluso si lo intentas todos te hablan en inglés. Aún así reconozco que el que casi todo el mundo hable inglés tiene ciertas ventajas. Para trabajar prefiero el inglés porque soy más preciso que en rumano y porque con la gente con la que llevo trabajando en este idioma cinco años me cuesta más hablarles en rumano.”

Reconoce que Rumania no es un país que le haya sorprendido mucho y no ha tenido una gran sorpresa cultural y que hay ciertas cosas que siente que las ha vivido ya y que pertenecen a otra época.

“Me ha parecido que la España que mis padres me contaban es un poco lo que he vivido aquí, cosas que vivían ellos de pequeños o en los pueblos las he visto aquí y eso no es que me haya sorprendido sino que he visto cosas que eran familiares en la España de antes en la que yo no he vivido. Viendo una película con unos amigos rumanos sobre la España de antes se sorprendían con algunas cosas de la película y no daban crédito a que eso era España porque pensaban que España siempre había sido rica y al ver esa España de los años  50/60 se sorprendían y decían pero si así vivimos nosotros. Para mí la experiencia en Rumania ha sido un poco de regreso al futuro. Por ejemplo hay cosas de mi infancia que yo veo aquí como la trilla en el campo por ejemplo, o entro en casas con vacas y me recuerda a la casa de mis abuelos, los pueblos llenos de niños cuando ahora solo hay abueletes… No es que sea muy diferente sino que se produce en otro tiempo”.

Su experiencia mas positiva y enriquecedora durante estos años está ligada a su pasión, el cine. “Profesionalmente he podido hacer muchas cosas como mi primer estreno, el poder rodar, el poder hacer mi trabajo que me encanta, el hecho conocer nuevos actores, nuevas formas de trabajo, de que te ofrezcan hacer películas y cosas diferentes me enriquece mucho. A la hora de hacer cine me considero un poco privilegiado porque hago muchas películas y ruedo más que los rumanos. En España hacía más series y aquí he tenido la oportunidad de hacer más cine. Tengo mucha libertad para hacer lo que quiero”.

Jesús es una persona optimista que no considera que haya tenido experiencias negativas a lo largo de estos años.

No hay nada especial que puede considerar negativo. Hay cosas que no me gustan como la desorganización por ejemplo si me preguntas en España que si soy ordenado te diría que no pero si me preguntas aquí te diría que soy casi alemán. Hay gente muy buena trabajando pero luego hay una sensación de estar en una tela de araña y es que intento cambiar cosas, no porque sea más listo, sino por llevar a buen puerto el proyecto y al final siempre llego al mismo punto: ¿Cómo me ha pasado a mi esto otra vez si yo sabía que esto no podía pasar?.

Supongo que los modos y maneras de cada país son diferentes y lo que no me gusta es que he cambiado la forma en la que yo hago las cosas por adaptarme aquí. Y me miro al espejo y me digo: No me tendría que haber adaptado, que haber transigido. Hay cosas que claramente están mal hechas por las circunstancias que sean y me encuentro atrapado en la tela de araña una y otra vez porque no consigo romperla. No es ni malo ni bueno, es lo que es y a lo mejor ese modo de trabajar te lleva a hacer las cosas de otro modo, es diferente pero hay veces en que sufres como sufrirían ellos si tuvieran que hacerlo allí en España.

La falta de experiencia en algunas cosas se nota porque hay veces que necesitas gente experimentada para algunas cosas y no la encuentras en ese momento. A lo mejor en cinco años la tienes pero en ese momento no. Hay muy buenos profesionales pero creo que ese salto a tomar las riendas todavía falta al menos con quienes he trabajado yo, tampoco conozco a los 21 millones de rumanos como para poder afirmar esto. Es un país en el que se pueden hacer muchas cosas que en España no puedes hacer porque aún está poco regulado lo cual para bien y para mal te facilita las cosas.

La visión de el que llega de fuera tampoco es muy sana. La gente que vive aquí lleva viviendo así de mucho tiempo y tampoco es bueno ese juzgar lo que es o lo que no es. Es como si a mi como español me juzgaran por todas las cosas que hemos hecho en la playa, entonces diría ¡Y yo que se si estaba en el colegio entonces!. Es que habéis destruido el litoral ¿Quién yo?. Entonces acusar a un país de lo que han hecho unos pocos tampoco es. El rumano dirá y yo qué responsabilidad tengo de que haya corrupción. Todo es muy relativo”.

Procura no comparar mucho Rumania con España en parte porque cree que nada puede compararse con nada incluso dentro de un mismo país.

“Puedo hablar de Bucarest porque Rumania al igual que en España las cosas son diferentes dependiendo si vives en Vigo o en Jérez de la Frontera o en Bucarest y en Maramureş. Bucarest que es lo que más conozco comparado con Madrid creo que es más libre en muchos aspectos y esa misma libertad te constriñe en otras. Yo si no trabajo la ciudad se me viene encima porque Bucarest no es amiga de muchas cosas por ejemplo si quiero irme al monte tengo que recorrer no se cuantos kilómetros, no puedes hacer escapadas de fin de semana por las distancias y si tienes niños como amigos míos ¿qué haces con ellos el fin de semana?. Creo que Bucarest ofrece pocas cosas. Para salir de noche maravilloso, pero un lunes… no tienes muchas variantes. Tampoco hay que ir todos los días al museo, o al teatro. Por eso creo que todo el mundo sale de Bucarest cuando llega el fin de semana”.

Jesús apenas tiene tiempo para descansar, inmerso en su último rodaje sigue yendo de un sitio a otro contando historias que entretengan y emocionen.

 

2 Comentarios »

  1. Estephanie July 20, 2012 at 11:50 - Reply

    Es cierto lo que dice Jesús sobre Rumania , es un país que se descubre poco a poco pero te atrapa y siempre quieres volver.

Deje su comentario »