Tania Morales: “Llegar a Rumania ha sido un cambio positivo porque es un país con una cultura abierta y sedienta de saber”

Talía Delgado February 7, 2020 0
Tania Morales: “Llegar a Rumania ha sido un cambio positivo porque es un país con una cultura abierta y sedienta de saber”

Foto : T.M

Soy peruana y llegué aquí como parte de una familia tradicional de expats. A Rumanía vinimos en dos períodos, la primera vez una estancia corta del 2012 al 2013 veníamos desde México donde habíamos vivido tres años, desde aquí fuimos a Italia para regresar de nuevo a Rumania en el 2015 y desde entonces vivo aquí. En el 2015 mi matrimonio se terminó y hasta entonces había vivido siempre protegida por la burbuja de la comunidad de expatriados que viven en un compound, sus hijos van a la escuela internacional, gente que habla y comunica en inglés, español o italiano, idiomas que hablo con lo cual apenas tuve que usar el rumano. Los rumanos que conocía en esta época eran pocos porque mis relaciones sociales estaban centradas en la comunidad expatriada pero los que conocí y con los que tuve relación siempre me dieron buena onda, me parecieron nobles, muy interesados en conocer más sobre la cultura de mi país, de mi vida, muy cálidos y unas bellas personas. Me ha gustado siempre de los rumanos el cariño que muestran hacia Latinoamérica, aunque muchos no la conozcan personalmente, al inicio me llamaba la atención que se quejaran del tráfico en Bucarest, tendrían que ver cómo es en Perú o en otras ciudades de América del Sur.

A Bucarest le encuentro muchas cosas buenas, más cosas positivas que negativas sobre todo tras haber vivido en Perú, México, Colombia, Angola, República del Congo y en Italia donde pude conocer diferentes sociedades y realidades. En muchos de estos países he visto mucha inseguridad, delincuencia organizada, delincuencia común, pobreza extrema y problemas sociales como me encontré en Italia. Viví en Milán pero también en Pescara y pude sentir el enojo de una sociedad con los inmigrantes que viene a alterarles su paz y tranquilidad y así lo sentí, en Pescara donde encontré una mentalidad muy cerrada, gente poco interesada en conocer a extranjeros porque están hartos.Por eso para mí llegar aquí a Rumania fue un cambio positivo porque es un país con una cultura abierta que está sedienta de saber, que es curiosa, esa curiosidad de niño deseoso de que le cuentes cosas. La amabilidad que me he encontrado es algo muy lindo, pero sobre todo es una ciudad segura algo que yo como madre aprecio mucho y que no cambiaría. Cuando me preguntan por qué te quieres quedar, yo le digo vale que no hay un país perfecto, pero habiendo estado en los lugares donde estuve el saber que mis hijos pueden caminar solos a las 20 de la tarde es algo que no tiene precio.

Durante año y medio continué con mi vida expat hasta que me separé de mi marido y me quedé a cargo de mis dos hijos lo cual supuso muchos cambios en mi vida obviamente. Pese a que me sentía bien y cómoda en la ciudad al final del día te das cuenta de que estás sola. Mi matrimonio duró trece años viviendo en esta burbuja donde no te falta de nada sobre todo en lo material y de repente verme en una realidad completamente diferente y con dos niños, me entró pánico, fue muy difícil salir de la vida expat y enfrentarme a una realidad como local. No fue fácil porque provengo de una familia conservadora tradicional del Perú, que dibujó mi ruta prácticamente desde que nací, soy la menor de tres hermanos, la única mujer y la más protegida seguramente mis padres con toda su buena intención pensaron que lo mejor era planearme la vida y asegurarse de que hiciera lo que ellos consideraban para mi bien y felicidad y fui una excelente hija porque les obedecí en todo. Desde los seis años sabía que tenía que tener buenas notas, ir a la Universidad estudiar una carrera sería como Economía, y que si me casaba tenía que ser con alguien responsable de una buena familia católica. Desde pequeña tuve inclinaciones musicales adoraba cantar en todos lados, desde los tres años cantaba en el baño, en la calle, si me iba con mi papá en el bus allí también quería cantar. La música era algo que me encantaba, pero cuando cumplí trece o catorce años y quise tomármelo más en serio y darle un giro un poco más profesional mis padres me dijeron, eso es un hobby, en casa, en las fiestas familiares canta, pero tienes que estudiar algo serio. Así que nunca más lo consideré una opción.No tengo frustraciones o tristezas por todo lo que viví, mi matrimonio fue bueno tuve dos hijos sanos y hermosos que hoy por hoy son una luz constante en mi vida la que siempre sigue brillando cuando se me apagan las otras.

Un día eso que tienes adentro, todo eso más que tú eras y frustraste porque aprendiste que tenías que seguir el camino que te habían trazado, no aguanta más y el frasco revienta. Durante el rompimiento del frasco sentí un fuerte impulso de cantar, de hacer algo con eso que yo sabía hacer y la gente que me había escuchado cantar en privado me decía pero que bien lo haces, qué bonito y comencé a darle vueltas a la idea sobre todo porque tenía que encontrar una salida a mi situación personal. Empecé a subir videos conmigo cantando en la casa por las redes sociales principalmente música ranchera porque he tenido esa influencia de la música mejicana desde pequeña, mi hermano mayor también está en la música, es cantante y empezó cantando rancheras por eso siempre me gustaron y aprendí a apreciarlas, las sentía como si fueran peruanas. A veces me preguntaba y aquí en Rumania a quién le va interesar la música mejicana, era muy específico. Un día un señor me escribió y me dijo que le gustaba como canto. A los pocos días un amigo inauguraba un local me invitó a ir y allí me presentó a un conocido suyo que resultó ser el mismo señor que me había escrito que además tenía un restaurante típico mejicano y quería que cantara allí. Este fue mi primer paso en el mundo de la música profesional porque empecé a ganar dinero y con eso fortalecí mi deseo de continuar y además de querer era algo que podía hacer porque llevaba años sin trabajar como economista y era difícil explicarlo en mi curriculum pero sobre todo no tenía interés porque para mí era algo que hice porque me pidieron no porque lo sintiera, hice feliz a mis padres y cumplí, así que me dije esta es mi oportunidad para hacer algo para mí, algo que me gusta y de comenzar a vivir la vida que yo quiero para ser yo.

Desde ese primer paso me fueron apareciendo otros conciertos y poco a poco tuve una actividad regular,el frasco se había roto,daba mis primeros pasos musicales pero la vida real de una mamá sola y a cargo total de sus hijos trae consigo miedos y hace un año exactamente qué toqué fondo emocionalmente. Sentí que no podía más, tenía este sentimiento de culpa porque te sientes mal y piensas qué tú creaste la situación, sientes que todo te supera, que no puedes más y que nada bueno puede salir de todo esto, es horrible. Entré casi en una depresión, no quería sentir más, no veía la luz, me sentía inútil, estúpida, incapaz, y avergonzada de que dos niños tuvieran que verme así. Me aislaba porque había crecido protegida, dependiente, codependiente pese a que sé que tengo esa parte muy social mía en los malos momentos me tiendo a aislar y sentía que me hundía. Un día llamé a una persona a la que quiero mucho, una amiga peruana que vive en Londres y le dije, ya no puedo más, estoy desesperada, me quiero morir. No tengo nada, no sé qué hacer, a dónde ir y ella, quizá por eso la llamé y no fue casualidad, me dijo Tania, te escucho y tienes una energía increíble a pesar de que ahora estás así con las emociones abajo tienes la misma energía de siempre pero multiplicada y tienes que hacer algo con ella, ponte a crear. Le dije me estoy muriendo y tú me dices que me ponga a crear, qué voy a crear, si no tengo fuerzas y ella me decía ahora estás sumida en la tristeza deja pasar unos días qué tú no sabes todo lo que puedes hacer con esa energía.

Pasó un día y al día siguiente me desperté, llevé a los niños al colegio, me seguía sintiendo mal pero agarré un papel y me puse a escribir luego encendí el ordenador y seguí escribiendo, me venían melodías a la cabeza, melodías que tenía ahí de quien sabe cuándo, a final de ese día tenía uno de los temas principales de este disco que voy a lanzar, lo escribí ese día y nunca cambié ni una sola palabra, es uno de mis favoritos. En apenas un mes escribí otros veinte temas que iba grabando con el celular porque yo no toco instrumentos y mi manera de componer fue con la melodía primero y luego la letra y me grababa para no olvidarla, una vez acabé supe que tenía que hacer algo con todo ello.Escribir este álbum fue un enorme logro personal hacer una canción con la que seas feliz, con la que te identifiques al escucharla, cada vez que la oigo se me escárpela la piel, es como parir un hijo, estás con mucho dolor y emociones y cuando sale esa canción te sientes orgullosa de ti. Sentí que era el grito de esa niña cantarina desesperada que buscaba ayuda, protección y que no tenía quién se la diera y cuando salió sentí que mi yo adulto abrazó a esa niña. Estas canciones representan esa energía negativa transformada en algo positivo, es un álbum personal no me importa el beneficio económico porque es mi vida en forma de canción, es Tania Morales y estoy muy feliz de haberlo terminado.

Es un álbum latino de raíz que pasa por muchos géneros musicales, boleros, salsa, bachata, baladas y se mantiene mucho en la forma más pura de la música latina, he conservado la emoción y el modo de transmitirlo y son canciones muy bailables porque me encanta bailar, digamos que es mi segunda pasión, entonces traté de equilibrar temas lentos y bailables. El disco se llama A hombres como tú, tiene poco misterio, son letras naturales y espontáneas quiza mi próximo disco, si vuelvo a hacer otro, sea más elaborado tal vez ya no será la niña la que escriba será el adulto, será otra etapa de mi vida. Este trabajo en cierta medida marca un final y un inicio porque cuando acabé de escribir todas las canciones me dije ya está y dejé ir todo lo que era y representaba esa niña, ya entendí lo que le pasó, pero ahora es la mujer la que está acá con eso cerré una etapa para comenzar esta otra llena de alegría y entusiasmo sin apenas emociones negativas, siento ganas de ir para delante. Me encantaría llegar a los rumanos con mi música para que entiendan qué es latino en esencia y ese es mi propósito alegrar a las personas cantando que es lo que mas feliz me hace.

 

Tanía lanzará en redes sociales este tema a partir del 20 de febrero y en marzo presentará su albúm en Bucarest con actuación en directo.

Deje su comentario »