Catorce años del Bucharest Pride

Talía Delgado June 10, 2018 0
Catorce años del Bucharest Pride

Foto: TD

Ayer se celebró el Bucharest Pride (Marcha del Orgullo) bajo los ecos de la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que reconoce el derecho de residencia en la UE a ciudadanos que no pertenecen a un estado miembro casados con ciudadanos del mismo sexo de un estado miembro. La sentencia del TJUE se produjo a raiz del caso de un rumano casado con un estadounidense en Bélgica que interpuso una demanda porque en Rumania se le denegó el permiso de residencia a su pareja alegando que el país no reconocía los matrimonios entre pesonas del mismo sexo.

El Bucharest Pride este año contó con la participacion de embajadores y personalidades públicas rumanas en mayor número que en otras ocasiones dado que en la actual situación en Rumania sienten que es necesario afirmar públicamente su identidad sexual y apoyo al colectivo LGTBI a modo de protesta y para dar visibilidad a la falta de igualdad de derechos existentes.

El número de participantes estimado fue de unas 5000 personas el más númeroso hasta la fecha. La marcha se celebró en el ambiente festivo que la caracteriza, hubo música, familias, animales, música e incluso aplausos y gritos de apoyo desde los balcones a lo largo del recorrido que este año ha transcurrido por el centro de la ciudad a diferencia de en ocasiones anteriores cuando solamente se autorizó la marcha por recorridos más cortos o zonas más aisladas y menos transitadas.

La marcha que se inició en Piaţa Victoriei terminó con una serie de discursos en Plaza Universitate, por parte de los organizadores, representantes de la comunidad de transexuales, el reciente ganador de un famoso concurso de talentos de la televisión rumana que animó a los presentes a realizar un improvisado flash mob, así como los embajadores de Reino Unido y Alemania. Una de las apariciones más esperadas fue la de la pareja sobre cuyo caso recientemente se ha pronunciado el TJUE.

Todos los discursos tocaron puntos similares, se habló de discriminación, se habló de la necesidad de hacerse visibles con eventos como este, de la unidad entre las diferentes comunidades que integran el colectivo LGTBI porque les une una misma causa, referencias a la situación legislativa actual en Rumania y a la reciente sentencia que sienta un precedente que quizá impulse cambios en la legislación rumana.

La marcha puso el punto final a una serie de eventos educativos y culturales con temática LGBTI que durante toda la semana se llevaron a cabo en Bucarest.

Todo el evento acontecío en medio de un amplio debate en el país sobre la fecha de celebración de un referémdum destinado a modificar el término de familia y matrimonio en un articulo de la Constitución. En el actual texto se utiliza la denominacion de matrimonio formado por esposos que pretende ser cambiado por matrimonio formado por hombre y mujer. Para muchos el cambio de la Constitución no tiene sentido dado que el Código Civil ya especifica en uno de sus artículos este punto y no da lugar a interpretaciones. Para muchas organizaciones civiles y ciudadanos este debate es una maniobra política populista destinada a generar animadversión en contra del colectivo LGTBI y desviar la atención de otros asuntos socialmente más relevantes como la lucha anticorrupción.

La iniciativa legislativa y recogida de firmas para la organización de este referéndum fue iniciada en 2016 por la Coalición para la Familia Tradicional, un grupo de asociaciones religiosas, antiabortistas, nacionalistas y de derecha, quienes durante estos años, con el apoyo de la Iglesia Ortodoxa Rumana (BOR), han recogido unos 3 millones de firmas, muy por encima de las 500.000 necesarias para poder presentar en el parlamento dicha iniciativa.

A principios de este año varias organizaciones religiosas, afines a los principios que defienden la familia tradicional, irrupieron en un conocido cine en dos ocasiones diferentes durante la proyección de dos películas con temática LGTBI interrumpiendo la proyección para leer su manifiesto, cantar salmos, y boicotear el acto. No es la primera vez que algo así sucede ya que en años anteriores a habido casos esporádicos de este tipo de acciones por parte de organizaciones religiosas, de extrema derecha y tradicionalistas que hasta el momento sin ningún tipo de consecuencias legales.

Para saber Más

  • El movimiento para los derechos LGTB en Rumanía comenzó mediados de los 90, en 1996, cuando las relaciones sexuales consentidas y en privado entre adultos del mismo sexo fue despenalizadas aunque hasta el año 2000 pervivieron las leyes que castigaban su manifestación pública.
  • Ese mismo año se creo ACCEPT la primera organización LGTB de Rumania cuyo principal objetivo era la defensa de los derechos LGTB y la educación ciudadana y mediática sobre este colectivo.
  • En el 2002 se abolió definitivamente el último artículo del código penal (Art. 200) que imponía penas de cárcel para las personas que tuvieran cualquier tipo de relación homosexual tanto en público como en privado. Ese mismo año se introdujo la primera ley que impedía la discriminación de las personas por su orientación sexual.
  • El primer Gay Pride se organizó en Rumania en el 2005 y contó con 850 participantes.
  • La mayoría de países europeos reconocen el matrimonio y las parejas de hecho. El matrimonio está reconocido en España, Portugal, Suecia, Finlandia, Reino Unido, Irlanda, Holanda, Dinamarca, Bélgica, Francia y Luxemburgo.
  • Islandia y Noruega, que pertenecen al EEE, también los reconocen.
  • Aparte de los países anteriormente mencionados las parejas de hecho, que contemplan los mismos derechos civiles y patrimoniales que el matrimonio, están reconocidas también en Austria, Eslovenia, Alemania, Croacia, Hungría, Malta, Estonia, Chequia y Grecia.
  • Solamente 7 países de la UE prohíben constitucionalmente el matrimonio entre personas del mismo sexo se trata de Bulgaria, Letonia, Lituania, Polonia, Eslovaquia, Hungría y Croacia aunque estos dos últimos si reconocen las parejas de hecho.
  • Imágenes del Bucharest Pride

Deje su comentario »